Parte de nuestra labor en Dental Residency es velar por la felicidad y el bienestar de nuestros pacientes. Por eso consideramos que la prevención en materia de salud bucodental es imprescindible si se quieren evitar complicaciones y enfermedades. Constantemente hacemos referencia a su importancia, y no es para menos.

Según la World Dental Federation y su estudio “Oral Health Worldwide”, el 90% de la población mundial padecerá enfermedades bucodentales -de diferente gravedad – a lo largo de su vida. De ahí la tremenda importancia de los programas de prevención, detección y tratamiento. Estas iniciativas suponen un ahorro económico a las instituciones y, sobre todo, un ahorro de problemas a los pacientes.

Como nunca está de más recordar algunos consejos esenciales para evitar problemas bucodentales, aquí están:

El cepillado es esencial:

Se debe realizar tres veces al día, después de cada comida principal. El tiempo recomendado es de tres minutos y realizando movimientos suaves desde la encía hacia el diente. No podemos olvidar cepillar también la lengua y hacerse enjuagues con colutorios sin alcohol. Además, los expertos recomiendan utilizar productos especializados si se padece alguna condición especial como placa o encías sensibles.

Adiós a los malos hábitos:

Debemos evitar el consumo de alcohol y de tabaco ya que sus consecuencias son nocivas tanto a nivel de salud en general y en especial en la salud bucodental. Además algunos alimentos ácidos como el limón y el pomelo, o bebidas con burbujas producen erosión en el esmalte. Del mismo modo, debemos tener en cuenta que algunos fármacos producen sequedad bucal afectando también al esmalte dental.

No descuides tus visitas con profesionales:

Una parte esencial de la prevención de enfermedades bucodentales es no descuidar las visitas al dentista, las revisiones y las limpiezas. Este es el motivo que nos impulsa a Dental Residency a realizar revisiones de forma gratuita. Creemos que la prevención ayuda a la anticipación de futuros problemas odontológicos, más en el caso de personas de la tercera edad.

Y por último, no olvidar que una mala salud bucodental no solo genera problemas en la boca, sino que puede repercutir a la salud general. Por eso es de vital importancia hacer prevención o tratar lo antes posible cualquier dolencia. En definitiva, cuidar nuestra salud bucodental es cuidarnos de pies a cabeza.