La noticia se hacía pública el pasado martes: una ronda de financiación con inversores privados  nos ha permitido reunir 300.000 euros, que irán destinados a la expansión de nuestra actividad en Madrid y País Vasco. No podemos estar más felices de poder seguir ayudando a sonreír a aquellos que más se lo merecen.

Este proceso hubiese sido imposible sin la Fundación Ship2b y a el Col-legi d’Economistes de Catalunya. Ellos, a través de su red de inversores o “business angels”  EconomistesBAN -en el segundo caso- y de Impact Equity BF -en el primero- han sido una ayuda extraordinaria. Del mismo modo que la contribución del resto de inversores del sector, de los que no nos podemos olvidar.

Pero, ¿qué supone este impulso para Dental? Esos 300.000 euros, sumados a los 175.000 recaudados en una anterior ronda de financiación, se traducirán en un crecimiento considerable de nuestro proyecto en la Comunidad de Madrid. También irán destinados al establecimiento desde cero en un nuevo territorio: Euskadi.

No hace falta repetir lo emocionados que estamos, ya que este voto de confianza supone una constatación de que nuestro proyecto es muy necesario. La labor que ejercemos tiene un innegable valor social y esta apuesta permitirá que muchas más personas con diversidad funcional y mayores que residan en centros geriátricos puedan ser atendidas, sin necesidad de limitarnos a Cataluña.

El rápido aumento del número de residencias involucradas en nuestro proyecto en territorio catalán –actualmente trabajamos con más de 400- es un signo inequívoco de la tremenda necesidad que estamos cubriendo en el día a día de estas personas. Este es el compromiso de Dental Residency que mantendremos: llegar a donde las instituciones no están llegando, todo con el fin de garantizar el bienestar de nuestros pacientes.