¿Cómo afecta la salud bucodental al tratamiento de la hipertensión?

En varios de los artículos que hemos publicado, hemos analizado la relación entre el estado de la salud bucodental y de los trastornos que pueden afectarla, con el estado general de la salud. Hemos visto cómo la salud de nuestra boca y dientes puede verse relacionada con las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, las patologías de los riñones o incluso la enfermedad de Alzheimer.

En línea con estos hallazgos, un reciente estudio publicado en la revista ‘Hypertension’ de la American Heart Association, elaborado por investigadores de la Università degli Studi dell’Aquila en Italia, ha establecido la relación entre la salud bucodental y la tensión arterial.

El estudio ha sido elaborado en base al análisis de exámenes médicos y dentales de más de 3.600 personas con tensión arterial alta. Los resultados concluyen que las personas que mantienen una buena salud de las encías presentan niveles inferiores de tensión arterial, y a su vez responden mejor a los tratamientos para controlarla.

Por el contrario, los hallazgos indican que las personas aquejadas de enfermedad periodontal tienen un 20% menos de probabilidades de alcanzar niveles normalizados de tensión arterial. Según los criterios de la American Heart Association, el rango de presión arterial objetivo en los casos de hipertensión debería ser inferior a 130/80 mmHg.

La investigación revela que las personas que reciben tratamiento para la hipertensión y que sufren periodontitis severa presentan una presión sistólica 3 mmHg más alta en promedio que los que no sufren enfermedades de las encías. Y en el caso de las personas hipertensas que no están sometidas a tratamiento, la presencia de periodontitis incrementa esta diferencia hasta los 7 mmHg.

La conclusión general, consistente con estudios anteriores, es que la enfermedad periodontal interfiere en las terapias de control de la tensión arterial. Por este motivo, los pacientes que sufren periodontitis requieren de un mayor control de la presión arterial, y a su vez que aquellos que sufren de hipertensión pueden contribuir a mejorar su estado mediante tratamientos odontológicos orientados a contrarrestar las enfermedades de las encías.

Estos hallazgos adquieren una dimensión especial entre las personas mayores, ya que la tendencia general indica que a partir de los 60 años se presenta un incremento diferencial entre presión arterial sistólica y diastólica. Mientras que la sistólica aumenta por encima de los 140 mmHg, la diastólica se mantiene o disminuye por debajo de los 90 mmHg, principalmente como consecuencia de la rigidez de las arterias debido a la aterosclerosis y a la acción de determinadas hormonas.

Dada la elevada prevalencia tanto de la hipertensión como de la enfermedad periodontal entre el colectivo de personas mayores, y al hecho de que en muchas ocasiones nos encontramos con cuadros de multipatología, el cuidado de la salud bucodental adquiere una especial relevancia.

Por ello, desde Dental Residency queremos insistir en la necesidad de un enfoque preventivo y un control continuado del estado de las personas de edad avanzada, así como en la necesidad de un abordaje terapéutico multidisciplinar en colaboración con otras especialidades médicas. Solo de este modo garantizaremos no solamente una buena salud bucodental, sino un buen estado de la salud general de las personas mayores.

2018-12-11T08:58:31+00:00